C/ Domingo J. Navarro, nº 1, 35001, Las Palmas de GC | +34 622 572 095 | info@carlosrodriguezpsicologo.es

Preguntas frecuentas de los Trastornos de aprendizaje en niños

Preguntas frecuentes más consultadas de los Trastornos de aprendizaje en niños

problemas de aprendizaje en niños

Problemas de aprendizaje en niños

Los problemas de aprendizaje son aquellas dificultades existentes en los menores para la adquisición de aprendizaje y en el uso de las habilidades académicas como:

  • Lectura incorrecta de palabras bien por ser inexacta, lenta o porque conlleva un esfuerzo destacado.
  • Dificultades para comprender el significado de lo que se lee.
  • Dificultades a la hora de expresarse de manera escrita que se refleja en la escasa claridad de ideas, errores de puntuación o de gramática.
  • Dificultades ortográficas.
  • Dificultades para dominar el sentido numérico y/o el cálculo. Estas dificultades se presentan en la mayoría de los casos por fallas en la comprensión de los números, la magnitud y relación; dificultades de evocación de hechos numéricos; se olvidan en los cálculos aritméticos y además suelen cambiar las estrategias.
  • Dificultades con el razonamiento matemático.

quien diagnostica los trastornos de aprendizaje

¿Quién diagnostica los trastornos de aprendizaje?

Para diagnosticar las dificultades o problemas del aprendizaje es necesario contar con un equipo de expertos en el estudio de los criterios establecidos para su diagnóstico. El profesional encargado de llevar a cabo esta evaluación suele ser un/a psicólogo/a experto en la detección de las dificultades de aprendizaje.

como diagnosticar dea

¿Cómo diagnosticar DEA?

El diagnóstico de las dificultades específicas del aprendizaje necesita, según el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), de la presencia de al menos uno de los síntomas anteriormente citados y que éstos hayan estado presentes como mínimo durante seis meses.

Además el desempeño del niño/a en las actividades académicas debe de ser significativamente inferior al esperado según su edad cronológica y afectar sobremanera en el rendimiento de la escuela o con actividades de la vida diaria confirmado a través de pruebas estandarizadas en una evaluación clínica completa.

Y por último las dificultades de aprendizaje no se dan por dificultades intelectuales, trastornos visuales o auditivos no corregidos, otros trastornos mentales o neurológicos, adversidad psicosocial, falta de dominio de la lengua, dificultades de comprensión en las cuestiones solicitadas o pedagogía educativa inadecuada. El diagnóstico conlleva consigo la especificación de la dificultad siendo esta en expresión escrita, lectura o matemática y el grado de afectación que en la actualidad presenta el niño/a (leve, moderado o grave).

cuando se diagnostica las dificultades de aprendizaje

¿Cuándo se diagnostica las dificultades de aprendizaje?

Cuanto antes se produzca la detección para llevar a cabo el tratamiento adecuado mejor que mejor. Esto suele ocurrir cuando se ponen en juego las competencias individuales frente a las requeridas para tener un adecuado rendimiento escolar.

Los momentos iniciales del aprendizaje como son los ciclos de educación infantil y 1º de primaria son idóneos para obtener indicadores tempranos aunque aún no se pueda establecer un diagnóstico definitivo. En esta etapa es posible obtener indicadores de riesgo para empezar a trabajar sobre las posibles dificultades.

Hay que tener en cuenta que cuando un problema de aprendizaje no se detecta a tiempo, no se diagnostica de manera correcta y no se trata de manera efectiva, puede causar una serie de problemas. Entre éstos problemas nos podemos encontrar con niños/as con muy baja tolerancia hacia la frustración, rabietas injustificadas o de una intensidad desproporcionada, irritabilidad elevada, actitud desafiante o incumplimientos grave en las normas.

por que se dan los problemas de aprendizaje

¿Por qué se dan los problemas de aprendizaje?

Algunas de las causas que podrían explicar los problemas de aprendizaje pueden ser los factores de tipo genético como cromosomas recesivos, edad avanzada de los progenitores, antecedentes familiares de dificultades en el aprendizaje, apoyos familiares escasos o insuficiente, problemas culturales, una práctica pedagógica ineficaz, complicaciones durante el embarazo, en el parto o por problemas neurológicos que han sido considerados como causas en los problemas del aprendizaje.

deteccion de problemas de aprendizaje

Detección de problemas de aprendizaje

Hemos de estar atentos/as a las señales que nos puedan hacer sospechar a padres, madres y/o maestras/os que nuestro/a hijo/a pueda presentar un problema del aprendizaje.

Algunas de estas señales son:

  • Problemas de lateralidad o dificultad para distinguir entre derecha e izquierda.
  • En el segundo curso de primaria invierte letras, números, palabras o realiza rotaciones.
  • Problemas para relacionarse con sus iguales, mal comportamiento y agresividad.
  • Dificultad para reconocer patrones, clasificar objetos por su tamaño o forma.
  • Dificultad para entender y seguir instrucciones o mantenerse organizado/a.
  • Dificultad para recordar lo que se acaba de decir o lo que se acaba de leer, para seguir leyendo en donde lo había dejado, organización de las partes de un texto, en la comprensión de lo leído, aprenderse el abecedario, hacer rimas, puede tener un vocabulario limitado, dificultades en los sonidos de las letras o la escucha de pequeñas diferencias entre las palabras.
  • Falta de coordinación al moverse, hiperactividad o hipoactividad, dificultades en la coordinación.
  • Dificultades para la psicomotricidad fina en la realización de tareas con las manos (escribir, cortar, dibujar).
  • Dificultades para entender el concepto del tiempo, comprender historietas, cómics, la broma o el sarcasmo.
  • Problemas de atención como baja concentración ya que requiere de un esfuerzo considerable para mantener la atención.
  • Dificultades para la memorización de hechos numéricos, sentido numérico, fluidez en el cálculo o exactitud en el razonamiento matemático.
  • Sociabilidad: inhibición participativa, escasa habilidad social, agresividad.

aprendizaje en niños de 0 a 2 años

Aprendizaje en niños de 0 a 2 años (primera infancia)

En estos primeros años tiene lugar el andamiaje básico del cerebro además de cambios en los circuitos o conexiones entre distintas estructuras cerebrales y en cada una de ellas. El bebé nada mas nacer recibe información del entorno a través de los sentidos como el tacto, el olfato, el gusto, la vista y el oído.

Hacia los dos meses de edad ya es capaz de discriminar entre sonidos con una frecuencia y entonación específica respondiendo así de manera distinta hacia el cuidador frente a otras personas, incluso estando dormidos en función del tipo de olor o la forma en la que es acunado/a.

Entre los dos y los tres meses son capaces de percibir colores, figuras e incluso fijar la mirada en un área del rostro de su madre y llegar a mantener contacto visual. A los tres meses el bebé ya es capaz de mantener atención a ciertas expresiones del adulto y de reconocer un acontecimiento vivido.

Entre el sexto y el noveno mes demuestra la capacidad de percibir los movimientos humanos y las emociones de la cara con significado por lo que son capaces de seguir la mirada de otra persona aunque no necesariamente dirigir su atención al objeto que presta atención la otra persona. Esta habilidad la dominará a partir del año aproximadamente. En esta edad aún no son capaces de controlar su respuesta emocional y por lo general suelen llorar e intentan alejarse de los extraños.

Sobre los ocho meses empiezan el balbuceo con sonidos vocálicos y consonánticos repetidos en sílabas (ma-ma; pa-pa). A partir del 9 mes y al final del primer año de vida el/a menor es capaz de dirigir su atención hacia un estímulo específico compartido con el adulto y a seguir instrucciones dadas, imitándole y focalizando su atención sobre aquello que le despierta interés. Su comportamiento es guiado por la reacción de los padres utilizando la información auditiva que le proporciona la voz del adulto más que analizando la información de sus caras.

Además son capaces de anticipar el futuro basándose en experiencias del pasado cercano. La permanencia del objeto o la capacidad para crear una representación mental del mundo que le rodea y mantener esta información activa aparece también en este periodo. Al final del primer año de vida son capaces de comprender palabras sencillas, entonaciones simples y comienzan a emitir las primeras palabras reconocibles.

Desde el primer y hasta el segundo año hay un aumento del vocabulario aunque no de manera constante, aprenden unas tres o más palabras al día, sustantivos en su mayoría y a lo largo de los meses irán incorporando palabras de acción y de estado.

aprendizaje en niños de 2 a 6 años

Aprendizaje en niños de 2 a 6 años (periodo preescolar)

En esta etapa los menores comienzan a pensar de forma distinta y esto les facilitará la comprensión de las relaciones causales, desarrollar la capacidad para clasificar objetos, personas y hechos en categorías con significado, comprender el sentido numérico, los sentimientos de otra persona y explicar y predecir el comportamiento de los demás. Hay un incremento desde los dos hasta los cuatro años en la capacidad para mantener la atención y hacia los 4 años y medio se produce una mejoría significativa en la ejecución de las tareas atencionales.

Aún no serán capaces de almacenar deliberadamente recuerdos de sucesos pasados pero si les serán más fáciles recordar experiencias emocionales. El lenguaje mejora significativamente en su pronunciación y en este periodo tiene lugar el aumento en el número de palabras adquiridas que puede pasar de 500 a los dos años hasta las 10000 a los 6 años.

Además son capaces de utilizar las formas verbales y el componente pragmático del lenguaje para ajustar su lenguaje en función de las expectativas sociales. De los tres a los seis años se produce un cambio considerable para llegar a comprender que los fenómenos mentales no siempre reflejan la realidad ya que las personas con las que se relaciona le pueden estar mintiendo.

aprendizaje en niños de 6 a 12 años

Aprendizaje en niños de 6 a 12 años (periodo escolar)

En esta etapa los menores dominan la capacidad para detectar y discriminar formas simples y comienzan con la ejecución de las formas complejas y la integración de contornos.

A partir de los 9 años se produce un cambio desde procesar los detalles de forma aislada a integrarlas como un todo. Al final de la etapa llegan a dominar completamente esta habilidad produciéndose un aumento en la velocidad de procesamiento y en la capacidad para mantener la atención en una actividad durante un tiempo prolongado.

De los seis a los diez años se va produciendo el cambio de la etapa preoperacional a la operacional por lo que se produce mejoría en la capacidad para resolver problemas y comprobar hipótesis. En cuanto al lenguaje es en estos años cuando se produce el aprendizaje de la lectoescritura y aumenta la competencia gramatical y semántica.

La mejoría para la adquisición de la lectura y escrita depende en parte de la habilidad narrativa del menor. A la edad de ocho años aparece el autoconcepto o la imagen que tenemos de nosotros mismos y que se forma por la información que se recibe de los padres, profesores, otros familiares y amigos.

aprendizaje en adolescentes de 12 a 20 años

Aprendizaje en adolescentes de 12 a 20 años

La adolescencia es una época marcada por conductas de exploración, búsqueda de sensaciones, de experiencias personales e independencia. Esta es una etapa de perfeccionamiento de los procesos perceptivos y de atención llegando a tener valores similares de ejecución, en la adolescencia tardía (17 a 21 años), a la de los adultos.

Los procesos atencionales y las estrategias de almacenamiento de la información y recuerdo posterior también mejoran y esto contribuye en gran medida a la incorporación de un gran número de conocimientos. A lo largo del periodo de la adolescencia se seguirá madurando procesos tan importantes para el control de las conductas impulsivas como la autorregulación o el control inhibitorio.

Esto puede conllevar una serie de problemas para la toma de decisiones dada la falta aún de estrategias de control emocional además de cambios hormonales propios de la pubertad. Es un periodo en el que se viven múltiples experiencias nuevas y de mayor intimidad hacia las relaciones personales y los cambios de humor son frecuentes así que el poder contar con una red social adecuada y una estructura sólida familiar ayudaría a controlar la presentación de conductas de riesgo.

 

Gracias las fotografías a: Foto de Escuela creado por gpointstudio - www.freepik.es